Home » , , » Opinión: La policia local

Opinión: La policia local

Publicado por De Chivilcoy el 13 de octubre de 2013 | domingo, octubre 13, 2013


Quien está acostumbrado a 'poner el oído' en los reclamos populares, uno de los dos reclamos mas convocantes es la: " inseguridad ciudadana ". Ello me obliga desde otro ángulo de perspectiva a reincidir en el tema.

Algunos de los mas encumbrados dirigentes políticos locales banalizan la cuestión. Que el mejor comisario ha sido Guillermo Britos. Que el mejor comisario ha sido Oscar Matías. Ultimanente escuché decir que el mejor comisario de la historia de Chivilcoy, había sido Juan Carlos Aguero. Parecen integrantes de un jurado en un certamen de belleza femenina, sin aptitud para discernir los distintos aspectos que confluyen en esa decisión objetiva/subjetiva. Un desatino!

Al haber ejercido mi actividad profesional, con la especialización en derecho penal, llegué a visitar durante más de treinta años la sede policial local, con habitualidad diaria.

He podido ver actuar a autoridades policiales dentro y fuera de su despacho. Analizar el mantenimiento del orden interno, del trato fluido con jueces y secretarios, el actuar en la calle vigilando en prevención para evitar la comisión de hechos delictivos o contravencionales, hacer cesar tales hechos cuando han sido ejecutados o han tenido comienzo de ejecución. En conclusión: proteger a las personas y la propiedad como fin último.

Podría mencionar a muchos. Mi recuerdo al comisario Milanesi, que durante su gestión en Chivilcoy, fue un ejemplo a ponderar. Asimismo a jóvenes oficiales que daban sus primeros pasos prometedores, cuando el suscripto ya llevaba años de ejercicio profesional, entre ellos justo es recordar a Guillermo Britos, Daniel Cosimano y a José Luis Palacio, entre otros.

Pero hoy por hoy, nos interesa la actualidad de la policia de la provincia de Buenos Aires y en particular la local.

Sólo la mitad de la policía bonaerense combate la inseguridad

El ministro Granados admitió que sobre un plantel de 58.000 agentes, apenas 32.000 están en funciones operativas en la provincia de Buenos Aires, por lo que sólo el 56% está destinado a combatir el delito y garantizar la seguridad.a-la-tierra-de-los-granados-la-cuna-de-la-nueva-mano-dura El reconocimiento fue hecho por el propio ministro de Seguridad, al presidir la reunión del Consejo Provincial de Seguridad. Dijo que unos 26.000 policías no tienen tareas operativas, a pesar del crecimiento de la inseguridad, y que el presupuesto del área se encuentra subejecutado. Granados insistió en que la provincia necesitaría un plantel de unos 100.000 policías, y dijo que de los 58.000 efectivos que tiene la policía bonaerense, unos 8.000 se encuentran con licencia médica.

Los números del ministro sobre la cantidad de agentes que están destinados a combatir el delito en la provincia de Buenos Aires generaron sorpresa e inquietud, tras la reunión del Consejo de Seguridad. De dónde saldrán los casi 70.000 hombres que, según el ministro, constituyen el déficit de recurso humano de la provincia para la seguridad ? Granados detalló algunas posibilidades con distintos grados de certeza. Unos 15.000 se incorporarían entre este año y 2015 como nuevos integrantes de la policía bonaerense ( 5.000 egresados por año); otros miles saldrían de la reincorporación de uniformados bajo licencia y de la reasignación de algunos que cumplen tareas administrativas; otros podrían ser policías retirados sumados a servicios de custodia.

La idea incluye la incorporación de 10.000 uniformados. Son los agentes que podrían provenir de las instituciones policiales que se crearían en los municipios. A estas horas: meras hipótesis de trabajo.

No existe una cifra científica que garantice mayor seguridad en los municipios donde el delito avanza. Pero si es cierto que cuantos más efectivos haya en la calle, más se refuerza la prevención. Para el familiar o víctima de la inseguridad obviamente que no le importa la relación población-policías existente en su región, sino la delictividad que lo afecta.

Un informe brindado en el año 2010, ilustraba que en la provincia de Buenos Aires, había un policía cada 1.300 habitantes, en los países desarrollados están en el orden de los 200 habitantes.


La promesa es garantizar que 'cada ciudad va a tener un piso básico equitativo de efectivos por cantidad de habitantes, con la particularidad si algún intendente quiere reforzarlo podrá incorporar mas policías al cuerpo. La idea - que comparto - es que los policías que se están formando volverán a su ciudad de origen, es 'el policia conocido'.


Trás este pantallazo provincial, regreso al análisis local.

Es plausible el proyecto de Ovidio Pollarolli de creación de una escuela de policía descentralizada en Chivilcoy, se supone con profesores capacitados de instituciones reconocidas. Permitirá capacitar a personal de policia comunal o al cuerpo de guardia urbana.

Es invalorable aumentar el número de cámaras de seguridad, con el objetivo de reforzar la prevención distribuyéndolas en función del 'mapa municipal del delito', que constituye una herramienta vital en la prevención y control. Cada región tiene un componente estructural del delito.

Es meritorio y coincido plenamente con la planificación que promete estructurar el actual Comisario Claudio Cheverry, a quien conozco y sé de su honestidad y vocación de trabajo. " Es imprescindible la confianza de la comunidad con el personal policial, que aporte información sobre el deambular de personas desconocidas o de hechos inusuales ". El principal beneficiario de adoptar esa actitud: es la propia comunidad en su conjunto.

El nuevo Jefe de Calle, Cristian Ocampo, hijo de un policia de extensa campaña y buena estirpe, ha asegurado que se reforzará la presencia de personal policial en la calle, con operativos y mas patrullajes y abriendo el diálogo con los vecinos.

Ambos funcionarios coincidieron que uno de los problemas - para el suscripto el primero en gravedad -, es la represión al tráfico y consumo de drogas. Mieles para mis sentidos. Es de esperar que todo ciudadano adopte la actitud comprometida con el futuro de la ciudad y de sus hijos, quien tenga información en cuánto a la distribución y/o venta de drogas lo comunique con inmediatez y en forma anónima a los funcionarios policiales.

Tiempo atrás, en otro medio local reseñaba estos aspectos. Policía barrial en movimiento constante. Cámaras de seguridad. Colaboración vecinal.

Una pata sociológica: se impone atacar los problemas estructurales. Explicar la delincuencia. Hay que hablar de exclusión social, un fenómeno multidimensional que además incluye factores como precariedad laboral, problemas de vivienda, nivel de instrucción, carencia de vínculos afectivos, desigualdad en el nivel de ingresos, entre otras variables.

Y la otra pata: una legislación que limite la excarcelación a quien delinque con el uso de armas de fuego o transita por las calles con total desprecio para con la vida del semejante, conductas que más que culposas, rayan con el dolo eventual, el querer o el desinteresarse con el mal que pueden eventualmente generar al semejante.

Dios ilumine a las nuevas autoridades, pese a las limitaciones de personal y el presupuesto subejecutado, que esperemos se ajusten a las reales necesidades a la brevedad.

Quizás dentro de unos años prodríamos decir que el señor Claudio Cheverri fue el mejor comisario de la historia de la Ciudad !. Es una ironía. Me alegraría con recordarlo como un comisario batallador, que alcanzó en su función una baja en la delictividad y que defendió como juró, la integridad física y el patrimonio de los compueblanos. Que así sea.


                                                                  Francisco José Falabella

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada