Día del niño: los más vulnerables en el tránsito

SEGURIDAD

El 6% de las víctimas fatales por siniestros viales en Argentina son menores de 14 años. Un estudio realizado por la Agencia Nacional de Seguridad advierte que 7 de cada 10 niños viajan sin ningún tipo de protección. Usar bien las sillitas reduce hasta un 80% el riesgo mortal.

Los accidentes de tránsito son la primera causa de mortalidad entre los niños de 5 a 14 años de América, y la segunda entre las personas de 15 y 44 años, sostiene la Organización Mundial de la Salud (OMS). Durante 2017, en Argentina, fallecieron 5.420 personas por esta causa, de los cuales 324 eran menores de 14 años, revela el informe estadístico de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

El estudio observacional entre conductores y ocupantes de autos y motos de todo el país, realizado por el Observatorio Vial de la ANSV, determinó que 7 de cada 10 menores de 17 años circulan desprotegidos porque no utilizan el dispositivo de seguridad adecuado a su edad, o lo hacen de manera incorrecta. Solo el 46,4% de los niños de 0 a 4 años que viajan en el asiento trasero del auto utilizan la sillita. En cuanto al uso del cinturón de seguridad, entre los 5 y 10 años se lo coloca un 17,6%, y entre los 11 a 17 años un 31,3%. Y cuando conduce una mujer esta cifra asciende al 58,6%. La investigación, que se llevó adelante en 2016, relevó 82.545 autos.

Los menores de diez años deben utilizar la sillita acorde a su edad. De esta forma, la exigencia que antes era hasta los 4 años se extendió a los 10 en todas las rutas nacionales. Sin embargo, cada jurisdicción debe adherir para que la normativa sea efectiva en su territorio.

La seguridad vial infantil y la moto

En lo que refiere a las motos, la situación es igualmente preocupante: 7 de cada 10 menores de 18 años no utilizan casco. Mientras que el 7,6% de las motos observadas a nivel nacional trasladan menores de 16 años. El nivel de desprotección evidenciado resulta sumamente preocupante si se considera que el uso de casco reduce la gravedad de los traumatismos en aproximadamente 72% y mitiga el riesgo de defunción en 39%.