El Movimiento Evita Chivilcoy cerró el año con una cena

El Movimiento Evita Chivilcoy cerró el año con una cena

En el marco de las vísperas de fin de año, el Movimiento Evita realizó una cena ayer en su local, con la participación de vecinos/as de algunos barrios donde se encuentran militando. Asimismo, celebraron con un brindis la culminación de un año colmado de actividades, conquistas de derechos y reivindicaciones del sector de la economía popular.

“El objetivo de la cena fue juntarnos con todos los y las referentes de los barrios donde milita el Evita, para poder agradecerles lo que hacen cotidianamente con el propósito de modificar la realidad y las injusticias”, explicó la referente de dicha organización político-social, Micaela Román. Y luego agregó: “para Chivilcoy como para el país fue un año muy difícil, las políticas de transferencia de recursos hacia los que más tienen claramente impactaron e impactan a nuestras compañeras y compañeros, y a pesar de ello nos organizamos para sostener la militancia en cinco merenderos”.

Cabe destacar que en dichos merenderos también se planifican reuniones para “mejorar los servicios del barrio y la calidad de vida de vecinos/as. Y sobre todo para que los ciudadanos comiencen a discutir y participar en política y que su voz sea escuchada por quienes hoy nos representan”, enfatizó Román.

Más tarde remarcó: “Como responsable del Movimiento Evita de Chivilcoy deseo para este 2018 la construcción de la unidad del campo nacional y popular para poder presentar una propuesta y un modelo para nuestro Chivilcoy, superadora a quienes hoy gobiernan. Ojalá los dirigentes estén a la altura de las circunstancias y esta construcción se desarrolle a lo largo y ancho del país”.

En este sentido finalizó: “el protagonismo debe ser de los y las trabajadoras/es, es a quienes debemos escuchar para que el peronismo vuelva a ser gobierno. Quedó demostrado que no hay dirigentes iluminados y que la construcción de un país es junto al pueblo. Por eso brindamos: por el pueblo y para que a nadie le falte, como diría el Papa Francisco: paz, pan, tierra, techo y trabajo”.