Encontraron en el delta del río Paraná los restos del avión desaparecido desde hace 26 días

Encontraron en el delta del río Paraná los restos del avión desaparecido desde hace 26 días

A 26 días de su desaparición en el delta bonaerense, hallaron esta tarde en un pantano lindero al río Paraná Guazú los restos del avión Mitsubishi matrícula LV-MCV del que nada se sabía tras su despegue del aeropuerto de San Fernando. De los tres tripulantes aún no hay novedades.

Los restos aparecieron exactamente en el kilómetro 145,5 de ese curso de agua, durante uno de los sobrevuelos de rastrillaje de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

“Cerca de las 17.40 este organismo encontró restos de una aeronave mientras sobrevolaba la zona de confluencia de los ríos Parana Guazú y Barca Grande del delta bonaerense”, dice el comunicado oficial la ANAC, que dirigió los operativos desde el pasado 24 de julio, el día de la desaparición.

“El hallazgo fue comunicado inmediatamente al centro de búsqueda, que envió un helicóptero y dos embarcaciones para verificar y preservar la zona. Una vez allí, el personal confirmó que los objetos encontrados pertenecían a partes de una aeronave. Las mismas se encontraban semi enterradas en un sector pantanoso, en un cráter tapado por agua y vegetación”, agregaron desde el organismo.

El lugar del hallazgo está a unos 40 kilómetros en línea recta desde la localidad bonaerense de Zárate, en una zona que ya había sido relevada en varias oportunidades.

Tras el hallazgo, técnicos de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil y Prefectura se dirigieron al lugar y cerraron la zona para poder realizar pericias, aunque los trabajos de búsqueda se reanudarán mañana, cuando salga el sol.

La aeronave turbo hélice bimotor había despegado el 24 de julio a las 14.30 del aeródromo de San Fernando con un plan de vuelo por el que estimaba llegar a las 18.30 a la terminal aérea de la localidad formoseña de Las Lomitas. Sin embargo, unos cinco minutos después de haber despegado y tras recorrer apenas 17 kilómetros, desapareció de los radares y desde entonces no hubo más indicios de su rumbo.

Pertenecía a la empresa agropecuaria de Bragado Aibal S.A. y estaba al mando de los pilotos Matías Ronzano (30) y Facundo Vega (25), ambos de la ciudad bonaerense de Lincoln. El único pasajero a bordo consignado en el reporte era Matías Aristi (37), hijo del dueño de la compañía agraria.

Tras recibir el aviso desde el juzgado de Sandra Arroyo Salgado, a cargo de la investigación, sus familiares se reunieron en el aeropuerto de San Fernando a la espera de novedades. Todos llegaron minutos antes de las 21 y, según consignó un cable de la agencia Télam, se retiraron media hora después, muy conmovidos, sin hacer declaraciones a la prensa.

Durante los 26 días de búsqueda, además del rastrillaje de las aeronaves, el personal del Centro de Operaciones de Búsqueda de la ANAC continuó examinando las más de 400 imágenes digitales generadas por los drones térmicos que sobrevolaron y fotografiaron las zonas definidas.

En la búsqueda intervinieron, según detalle del organismo, 54 patrullas de reconocimiento de Prefectura Naval Argentina y las Armadas argentina y uruguaya.

En varias jornadas, también por tierra se desplegaron equipos tácticos de las Unidades de Operaciones Especiales de Gendarmería Nacional y Prefectura Naval.

A la búsqueda se sumaron además pilotos de aviones civiles, entre quienes se encontraban algunos amigos de los tripulantes de la aeronave desaparecida.

Algunos de ellos le expresaron a Clarín su malestar: aseguran que le habían advertido en varias oportunidades a la ANAC que intensificaran los rastrillajes en la zona donde terminó apareciendo la avioneta.

En las semanas que estuvo el avión desaparecido, familiares y amigos de los tres hombres a bordo del Mitsubishi se movilizaron varias veces en las localidades bonaerenses de Bragado y Lincoln exigiendo que “no se detuviera la búsqueda”. [CLARÍN]

Responder

Su dirección de correo no será difundida.