La Editorial Municipal: hablando de catálogos

La Editorial Municipal: hablando de catálogos

Hace unos días el escritor Hernán Ronsino publicó una nota en varios medios locales con diversas consideraciones sobre el pasado y futuro de la Editorial Municipal de Chivilcoy. Reconozco que no hemos informado a los vecinos de Chivilcoy sobre acciones realizadas y planes y estrategias editoriales diseñadas, así que aprovecho esta circunstancia para hacerlos públicos.

La idea que tenemos de la construcción del catálogo es la de incorporar la mayor cantidad de voces de nuestra ciudad. La Editorial Municipal tiene que convertirse en la expresión de la mayor cantidad de voces, poéticas, formas narrativas, textualidades que atraviesan nuestra vida social. Es decir, que a las formas canónicas de la literatura de nuestros autores locales también hay que sumarle las voces periféricas, solitarias, colectivas, subalternas, folklóricas, extracanónicas. Entonces, nos embarcamos a un trabajo de campo en el que relevamos poetas y escritores que hacen letras de rock, glosas, letras de tango, milongas sureras, letras de canciones folklóricas, poemas lunfardos, panfletos, cuentos infantiles, poemas para niños. Escritores que escriben en castellano pero también aquellos que en nuestro Chivilcoy actual lo hacen en aymará, en guaraní, en vasco, en italiano, en portugués (las migraciones de ayer y de hoy se hacen notar en nuestra escritura).

Y con esa cartografía de autores, poéticas, estilos, lenguas, hemos iniciado un proceso de construcción de un catálogo que, también, incorpora libros de fotografía, de arte y materiales de estudio y de divulgación, integrando algunas de las voces que el catálogo que heredamos no habilitaba.

En este sentido fue que relevamos los 83 autores que editamos colectivamente en la primera Antología Poética Cartonera “Los 83” en el marco del 40º aniversario del golpe cívico militar. A esta primera experiencia, se suman los 22 autores de relatos de/desde/sobre Chivilcoy para la segunda edición cartonera que pensamos realizar colectivamente con artistas plásticos, funcionarios, profesores, chicos de las escuelas y vecinos el día 21 de octubre de 2016 en el Museo Pompeo Boggio.

En lo que va de 2016 hemos editado diversos materiales (además de la mencionada Antología “Los 83”): en abril, del Prof. Armando Zandanel, Parque Cielos del Sur: guía didáctica (Una nueva herramienta educativa disponible para la región); en junio, de Diego Abragiano, Una huella en el aire (volumen de cuentos ganador del concurso literario de la Editorial Municipal de Chivilcoy del año 2015). Y para setiembre y octubre tenemos editados y en imprenta una nueva colección de historia de las localidades de campaña, realizada por el Archivo Literario Municipal (Proc. Carlos A. Constanzo con la colaboración del concejal Dr. Guillermo Pinotti): “106 años, Gorostiaga”; “108 años de Emilio Ayarza” y “118 años de Benítez”.

Asimismo, planeamos, en el marco de las actividades de homenaje a la fundación de Chivilcoy, sumar los siguientes títulos:

– la edición de las fotografías de los 186 chicos ganadores del concurso #Instagramers de fotos de Chivilcoy (muestra a cargo del fotógrafo Gustavo Arrivillaga) y que publicaremos a 4 colores (edición tradicional no cartonera). En imprenta.

– la edición, cuyos autores son los 57 estudiantes (de escuelas primarias y secundarias) ganadores del concurso de Dibujos y Pinturas del concurso 11ª Muestra del Día del Niño, que publicaremos a 4 colores (edición tradicional). En imprenta.

– la Obra Poética de Raúl Barbalace, que acaba de ingresar a imprenta esta semana. También en edición tradicional.

– estamos trabajando con Gabriela Cabezón Cámara con los textos de los participantes en su Taller “Contame tu vida”, resultado del trabajo de la mencionada escritora en las 6 clases-taller que realizó en MAPI (Club de Jubilados y Pensionados) de las que llegaron a participar más de 30 escritores locales. Esperamos que la edición esté finalizada para presentar el 22 de octubre, también en edición tradicional.

– trabajamos actualmente, también, en la digitalización y diseño del libro del Proc. Carlos A. Constanzo, Poemas y sonetos lunfardos y en la investigación de Carlos Lapenta sobre la nomenclatura e historia cultural de las calles de nuestra ciudad: Calles de Chivilcoy. Esperamos, también, tener terminadas las ediciones para presentar el 22 de octubre. Ambas en edición tradicional.

Y estamos preparando (nueva digitalización) la reedición del libro de Mauricio Birabent (El pueblo de Sarmiento).

Además, el 21 de septiembre, vamos a anunciar el “Concurso de Poesía Chivilcoy en el Bicentenario” y los miembros del Jurado del mismo.

Lamentamos no tener más capacidad instalada para poder proveer a los chivilcoyanos de una mayor cantidad de títulos por año. Esperamos poder superar este impedimento en el desarrollo de la actual gestión municipal del Dr. Guillermo Britos.

Creemos que no solo son formas complementarias de construcción del catálogo la convivencia entre ediciones cartoneras y las ediciones resultantes de los concursos literarios. Nuestra idea es poder combinar distintas formas materiales (soportes) con distintas formas literarias. Quizá podamos editar en cartoneras algunos textos tradicionales, a lo mejor eso permite incorporar estos textos, como decía R. Chartier “en una matriz cultural que no es la de sus primeros destinatarios y permitir así una pluralidad de apropiaciones”.

Como he planteado anteriormente, considero que el catálogo heredado posee un sesgo tradicionalista, con lo cual la simple reedición de las obras ya publicadas sería recaer en esa orientación. La idea de que los textos puedan variar de dispositividad material (de forma tradicional “Gutenberg” a cartonera y de cartonera a digital) nos podría permitir crear nuevos públicos y nuevos usos de esos mismos textos. Tampoco olvidemos que estamos digitalizando todas las obras de manera de poder facilitar el acceso “en abierto”, en formato *pdf de los títulos en dominio público.

También, creemos, que hay que hacer convivir esas fórmulas editoriales con criterios de puesta en soporte, de selección, que nos permita expresar en el catálogo desde las formas literarias más tradicionales a aquellas textualidades raras, curiosas, olvidadas. Después de todo, sabemos que un catálogo no es otra cosa que una herramienta ideológica, de política cultural.

Dr. Adrián Vila
Secretario de Cultura y Educación

Nota relacionada: Sobre la Editorial Municipal, por Hernán Ronsino

Responder

Su dirección de correo no será difundida.